Enlaces Patrocinados:

▶️ Programa de Vivienda Social PVS

Programa de Vivienda Social

El Gobierno actual ha puesto un énfasis significativo en el acceso a viviendas dignas y la mejora de las condiciones de vida para la población mexicana. Diversos programas, entre ellos el Programa de Vivienda Social PVS han sido lanzados con el propósito de aumentar progresivamente los recursos económicos destinados a beneficiar a las personas más necesitadas del país.

Enlaces Patrocinados:

Si resides en una vivienda con condiciones precarias, ya sea por problemas de salubridad, marginalidad, hacinamiento u otras dificultades, o si necesitas asistencia económica para la expansión o mejora de tu hogar, el Programa de Vivienda Social se presenta como la solución inmediata para atender tus necesidades. Cada año, el gobierno destina millones de pesos a este programa social con el objetivo de beneficiar a quienes más lo requieren.

⚠️Entradas Destacadas…

Enlaces Patrocinados:

¿Qué implica el PVS: Programa de Vivienda Social PVS?

El Programa de Vivienda Social, también conocido como PVS, constituye una iniciativa gubernamental que tiene como meta principal proporcionar apoyos económicos a las familias económicamente más desfavorecidas del país. Su propósito es garantizar que estas familias tengan acceso a viviendas dignas que cumplan con los estándares de habitabilidad, estructura y funcionalidad familiar establecidos por la ONU en el marco de los derechos humanos.

El PVS se enfoca de manera sistemática en abordar el preocupante problema del rezago en vivienda que afecta a México en la actualidad. Este problema ha llevado a miles de mexicanos a vivir en condiciones de marginalidad, hacinamiento y vulnerabilidad. Como consecuencia, se han observado impactos negativos en términos de violencia, deserción escolar, pobreza, desnutrición y otras consecuencias adversas para la población.

Objetivos del PVS: Programa de Vivienda Social 

El objetivo primordial del Programa de Vivienda Social es asegurar el derecho universal de todos los mexicanos a residir en viviendas con condiciones físicas, de servicios y habitabilidad adecuadas. Esto se busca con el propósito de reducir los índices de marginalidad existentes y, por ende, impulsar el desarrollo integral de los ciudadanos del país.

Para alcanzar esta significativa meta, el gobierno federal ha establecido las siguientes metas y acciones:

  • Mitigar las condiciones de precariedad en las zonas marginadas mediante la provisión de apoyos económicos que impulsen la autoconstrucción, adquisición, remodelación, ampliación o reubicación de viviendas.
  • Atender de manera prioritaria a las familias afectadas por desastres naturales, tales como inundaciones, deslizamientos de tierra, terremotos, deslaves, entre otros.
  • Priorizar la entrega de apoyos económicos o viviendas nuevas a familias que se encuentren en situaciones de extrema pobreza.
  • Fomentar de manera continua los estándares mínimos para una vivienda adecuada a través de tecnologías y el acceso de la población a recursos para la construcción de las mismas.
  • Incrementar la construcción de viviendas de alta calidad y habitabilidad por parte de las entidades públicas.

Personas priorizadas para solicitar el Programa de Vivienda Social 

La solicitud de beneficios o apoyos del Programa de Vivienda Social está sujeta al cumplimiento de ciertos requisitos o criterios por parte de las familias mexicanas. Aunque cada modalidad puede tener requisitos adicionales, en términos generales se otorga prioridad a aquellas que se encuentran en las siguientes condiciones:

  • Ingreso familiar que sea mínimo o esté por debajo de la línea de pobreza.
  • Residencia en zonas vulnerables o de alto riesgo, tales como áreas afectadas por violencia, alta marginalidad, proximidad a quebradas o ubicación en terrenos inestables, entre otros.
  • Habitación en sectores con servicios públicos deficientes o inexistentes, abarcando aspectos como agua potable mediante acueductos, sistema de aguas negras, alcantarillado, pavimentación de calles, suministro de energía eléctrica, servicios de aseo urbano, transporte, entre otros.
  • Viviendas que, aunque no estén en zonas vulnerables en cuanto a las condiciones del terreno, carezcan de los espacios necesarios para proporcionar un hábitat adecuado a sus residentes, como aquellas con niveles elevados de hacinamiento.
  • Personas que residan en municipios indígenas.
    Ciudadanos afectados por fenómenos naturales como inundaciones, desbordamientos de ríos, deslizamientos de tierra, entre otros.

Criterios de una vivienda adecuada: Programa de Vivienda Social 

El derecho humano al acceso a una vivienda adecuada y con condiciones óptimas de habitabilidad es reconocido por la ONU. Sin embargo, en nuestro país, este derecho ha sido vulnerado a lo largo de los años debido a políticas públicas equivocadas que han exacerbado la brecha entre los sectores ricos y pobres.

La marginalidad en las zonas desfavorecidas del país ha experimentado un aumento reciente, lo que ha llevado a ciudadanos a residir en viviendas precarias que no cumplen con los requisitos mínimos de habitabilidad. Según la ONU, para que una vivienda sea considerada adecuada, debe cumplir al menos con tres criterios fundamentales.

Habitabilidad: En esta categoría se evalúan diversos elementos que hacen que la vivienda sea apta para ser habitada por un grupo de personas. Estos elementos incluyen:

  • Iluminación.
  • Ventilación.
  • Accesibilidad.
  • Sustentabilidad.
  • Servicios públicos.

Seguridad estructural: Se consideran aspectos físicos inherentes a la vivienda, como:

  • Calidad de los materiales de construcción.
  • Estabilidad del terreno.
  • Paredes, pisos y techos.

Necesidades de la familia: Se evalúan aspectos directamente relacionados con el bienestar físico y emocional de la familia que reside en la vivienda. Entre las necesidades familiares, se examinan aspectos como:

  • Espacios adecuados según el número de integrantes del núcleo familiar (hacinamiento).
  • Número de recámaras, baños, etc.
  • Metros cuadrados de construcción por habitante de la vivienda.

Con base en lo anterior, el gobierno federal ha implementado diversos programas sociales con el objetivo de garantizar el acceso a la vivienda para todos los ciudadanos, especialmente aquellos con menos recursos que, desafortunadamente, han sido marginados por el resto de la sociedad.

Tipos de apoyos del Programa de Vivienda Social

En la actualidad, el Programa de Vivienda Social cuenta con seis modalidades de respaldo económico diseñadas para brindar acceso a una vivienda digna a la población más vulnerable. Estas modalidades son las siguientes:

  • Adquisición de Vivienda: Orientado a aquellas familias que carecen de vivienda y terreno para construcción, y residen en viviendas familiares, de terceros u otras situaciones similares.
  • Autoproducción: Este programa respalda a familias que cuentan con un terreno y tienen la capacidad (ya sea por sus propios medios o mediante la contratación de un especialista) de construir una vivienda.
  • Reubicación de Vivienda: Destinado a familias que residen en viviendas cuyas condiciones (paredes, techos, pisos, terreno, etc.) hacen imposible su remodelación y, por razones de seguridad de los habitantes, es necesario reubicarlas en otra vivienda.
  • Mejoramiento Integral Sustentable (MIS): Este programa busca respaldar a familias que poseen una vivienda que requiere mejoras en su estructura, como reforzar paredes, cambiar techos, pisos, cableado eléctrico, baños, entre otros.
  • Mejoramiento de Unidades Habitacionales (MUH): A través de este tipo de apoyo, se busca mejorar o ampliar el número de unidades habitacionales en la vivienda. Por ejemplo, construir nuevas habitaciones, baños adicionales, ampliación de cocinas, garajes, etc.

Financiamiento en el Programa de Vivienda Social 

En el marco del Programa de Vivienda Social, se ofrecen diversas opciones de financiamiento para los ciudadanos. Estas alternativas abarcan desde subsidios hasta planes de crédito y ahorro.

A modo de información, es importante señalar que los planes que involucran crédito y ahorro, en los cuales el gobierno financia una parte del proyecto, tienen mayores posibilidades de ser aprobados. Por lo tanto, se recomienda iniciar un plan de ahorro y luego solicitar un crédito o un subsidio parcial para actividades como construcción, remodelación, ampliación, mejora o adquisición de vivienda.

Los planes contemplados en el Programa de Vivienda Social son:

  • Subsidio al 100% por parte de CONAVI.
  • Subsidio parcial de CONAVI con ahorro previo del beneficiario.
  • Subsidio parcial de CONAVI, más subsidio de un organismo estatal o municipal, junto con el ahorro previo del beneficiario.
  • Subsidio compartido entre CONAVI y organismos municipales o estatales.

Cuándo se puede perder el beneficio del Programa de Vivienda Social

Al igual que con cualquier tipo de apoyo financiero, existen normas y reglamentos que los beneficiarios deben cumplir, tanto para ser adjudicados como para no perder el beneficio otorgado. La CONAVI tiene la facultad de suspender el apoyo económico si:

  • Se detecta información falsa proporcionada por los beneficiarios a la CONAVI.
  • Hay incumplimiento con las normas de construcción (si aplica).
  • Los recursos económicos se utilizan para un fin distinto al que fueron asignados.
  • A través de la contraloría social se identifica alguna irregularidad financiera o de construcción que justifique la suspensión de los recursos.
  • En caso de incurrir en faltas a las reglas de operación que ameriten la suspensión, la CONAVI notificará al beneficiario por escrito, otorgándole un plazo de 7 días hábiles para presentar sus alegatos de defensa. En caso de no responder al llamado, el organismo público procederá a retirar de manera inmediata los fondos otorgados.
  • Si una parte de los recursos ya ha sido gastada, el beneficiario estará obligado a devolver la totalidad del monto en el plazo determinado por las autoridades competentes.

Si deseas hacer parte de alguno de los Programas que ofrece el Gobierno, ingresa a la pagina oficial.

Scroll al inicio